Dominio público y obras huérfanas

¿Qué obras están en dominio público?

 

Son obras de dominio público las obras cuyos derechos de explotación han expirado.

La norma general establece que los derechos de autor se extienden desde su divulgación hasta 70 años después de la muerte del autor; excepto las obras de autores muertos antes del 7 de diciembre de 1987 tiene una duración de 80 años desde la muerte de su autor.

 

Las leyes, sentencias y otros documentos de organismos públicos no están sujetas a derechos de autor.

 
 
¿Qué pasos se deben seguir para localizar a los titulares de los derechos?

Para demostrar la diligencia debida en la averiguación de la autoria se han de agotar todas las vías a nuestro alcance comenzando por la más básica: nombre completo del autor y fechas de nacimiento y defunción. Si esto no es posible, se consultarán las entidades de gestión en las que pudiera estar inscrito el autor o sus herederos. En caso de resultado negativo se investigaran otros indicios: la editorial/es dónde publicó (si siguen actives), el registro de la propiedad intelectual y las instituciones que pudieran

dar razón (universidades dónde hubiera trabajado el autor/creador, bibliotecas o archivos dónde hubieran cedido sus fondos etc…). Si tras agotar las fuentes de información no hemos obtenido respuestas, puede concluirse que se trata de una obra huérfana.

De momento en España no existe un repertorio general que incluya todos los titulares de derechos y el sitio dónde un interesado deba dirigirse. Las licencias Creative Commons abren un camino más fácil a la reutilización de las obras, al informar de lo que permite y de lo que no el autor con su obra divulgada.
 
En el ámbito de la Unión Europea existe el proyecto Arrow, que si consigue reunir información de forma exhaustiva y tenerla actualizada podría llegar a ser un buen instrumento.

¿Qué se puede hacer cuando no se localiza ningún autor, ni heredero, etc..?

En el caso de que no se haya localizado la autoria de una obra a pesar de haberse efectuado previamente una búsqueda diligente, razonable y de buena fe, pasará a considerarse obra huérfana, por lo que su utilización deberá ajustarse a lo establecido en dicho precepto.

El artículo 37bis de la Ley 21/2014 traslada al derecho español la Directiva 2012/28/UE ... de obras huérfanas.

Ante la dificultad interpretativa del concepto de “búsqueda diligente o razonable” y “de buena fe”, atenderemos lo establecido en el punto 5 apartado 3 del art. 37bis:

“La búsqueda diligente se realizará de buena fe, mediante la consulta de, al menos, las fuentes de información que reglamentariamente se determinen, sin perjuicio de la obligación de consultar fuentes adicionales disponibles en otros países donde haya indicios de la existencia de información pertinente sobre los titulares de derechos.”

Como guía de cómo actuar en caso de obras huérfanas disponemos de la declaración de principios de diversas organizaciones:

 http://www.ifla.org.sg/VI/4/admin/joint-ifla_ipa-press-releaseJune2007.pdf
 
 
¿Qué ocurre con las obras anónimas?

Se entiende por obra anónima la publicada sin referencia que pueda llevar a conocer a su autor. Estas obras pasan a dominio público a los 80 años (70 años para los autores fallecidos después del 7 de diciembre de 1987) de la publicación de la obra, siempre que el autor no haya revelado su condición de titular durante estos años.

Diferente es el caso de obras con pseudónimo, publicadas bajo un nombre que no es el real del autor pero que le identifica: el ejercicio de los derechos de propiedad intelectual corresponderá a la personal natural o jurídica que la saque a la luz con el consentimiento del autor, mientras este no revele su identidad.