Pamplona. Una experiencia.

 

CC BY SA Jaione Dagdrommer 

Verde, imaginativa, severa o espontánea, sanferminera...

Así es Pamplona.

Multicolor, libre, sonora, acogedora, un poco austro-húngara...

Así es Pamplona.

Pamplona ha sido definida prolijamente por todo aquel que la conoce y la desconoce porque siempre Pamplona se deja desconocer.

Cada persona guarda una imagen de Pamplona, propone un adjetivo y así surgen las múltiples etiquetas asociadas a Pamplona. Etiquetas en movimiento.

Porque Pamplona tiene una identidad mestiza, se ofrece múltiple, pudiéndose mirar de frente y también con un ojo guiñado.

Pamplona es, y quiere ser, la experiencia que cada cuál tiene de Pamplona. La experiencia será distinta en función de un millón de variables:

Si llegas a través del paseo del río Arga encontrarás una Pamplona con orillas.

Pamplona desde Zaragoza es Milagrosa.

Desde el aire, Pamplona es verde y color teja.

Observar los detalles que brillan en Pamplona (una mujer concreta, una pintada bicolor, un objeto perdido...) invita a conmoverse.

En mayo las jornadas de FESABID convocan en Pamplona a profesionales de la información y la documentación. Es un reto para Pamplona mantenerse "calificable pero inclasificable" ante profesionales para los que la clasificación es un acto casi vocacional.

Pamplona espera que nazcan tantas nuevas pamplonas como participantes en las jornadas de FESABID: una Pamplona lúcida, o una cuadrada, o una impensable, o una llena de mariposas... Y todas esas pamplonas experimentadas, sentidas y reídas modificarán felizmente a esa Pamplona que no solo es ciudad sino también ser vivo.