Regulación de las obras huérfanas en el derecho español

El pasado 11 de junio se publicó en el BOE el Real Decreto 224/2016,de 27 de mayo, por el que se desarrolla el régimen de las obras huérfanas que regula el uso de las obras huérfanas por parte de determinadas instituciones: centros educativos, museos, bibliotecas, hemerotecas, archivos, fonotecas y filmotecas accesibles al público, ya sean de naturaleza pública o privada, así como los centros públicos de radiodifusión. Dicho Real Decreto desarrolla el artículo 37 bis de la Ley 21/2014  que a su vez trasladaba al derecho español la Directiva 2012/28/UE que establece la obligación de realizar la búsqueda diligente como paso previo a los usos establecidos por la Directiva.

La regulación del uso de las obras huérfanas se ha discutido en distintas ocasiones durante los últimos años, siempre en aras de lograr una solución que respetara los derechos de autor. Tras la publicación de la Directiva europea sigue la obligación de trasladar al derecho de cada estado miembro de la Unión el contenido de la Directiva y así se ha procedido. Sin embargo el planteamiento práctico de la solución para las obras huérfanas es compleja ya que basa la búsqueda diligente en una serie de consultas a determinadas fuentes establecidas reglamentariamente. Una vez visto el anejo con el listado de las fuentes que acompaña el Real Decreto de aplicación en el territorio español, vemos que reune una lista más conceptual que concreta, que por un lado deja margen a la evolución y cambios que se producen en nuestro entorno, pero por el otro también deja abierto el límite de búsquedas que debe realizar el bibliotecario, sembrando dudas en su labor de búsqueda. En España los instrumentos de búsqueda son diversos y de momento no existe un sistema que los aglutine todos y permita además una búsqueda más ágil y operativa. La búsqueda diligente y el seguimiento del procedimiento para declarar una obra huérfana requerirá recursos humanos o económicos sobretodo en casos de digitalización masiva. Deberá contemplarse esta labor dentro de los presupuestos de digitalización.

Hay que decir que la Directiva europea ha sido muy escrupulosa con el respeto a los derechos de autor, sin embargo el trabajo y los recursos que implica la correcta realización de la búsqueda puede continuar frenando la digitalización de las obras del siglo XX.

El Real Decreto concreta que el organismo encargado de registrar las obras huérfanas en España será la Oficina de Propiedad Intelectual Europea. En su página web se puede consultar  la base de datos de Obras huérfanas con la información existente hasta ahora.  

 

 

 

Tags noticias BPI: